La realidad no es suficiente, construimos laberintos

lunes, 10 de marzo de 2014


El día de hoy como de costumbre he decidido reflexionar un poco sobre una parte del contexto de nuestras vidas que a pesar de que solemos ignorarlo en cuanto a su interpretación, siempre lo llevamos a cabo sin siquiera darnos cuenta. El día de ayer mencionaba la tan anhelada zona de confort, precisamente es de ahí que partiré la explicación del punto de hoy, la gran mayoría de veces no nos basta con lo que estamos viviendo en un presente incierto, deseamos experimentar más cosas las cuales pueden traernos beneficios o malos ratos (pero lo que importa es que lo hicimos y estuvimos consientes de ello). Muchas veces nos dicen (o al menos a mi indirectamente), si te atemoriza algo, simplemente hazlo y no pienses mucho, ya que cuando piensas mucho las cosas suelen tomar la importancia en tu mente que definitivamente o tienen. En lo personal considero que mi laberinto es totalmente incierto como cualquier otro, aunque con la peculiaridad de que trato de llevarlo de la mejor manera si muchas complicaciones y por supuesto sin pensar por ningún momento en el final del mismo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario